Los agujeros negros- devoradores de estrellas

Un agujero negro​ es una región finita del espacio en cuyo interior existe una concentración de masa lo suficientemente elevada como para generar un campo gravitatorio tal que ninguna partícula material, ni siquiera la luz, puede escapar de ella.

Científicos descubrieron que la energía liberada cuando un agujero negro se alimenta de una estrella y la emisión de ondas fuertemente cargadas está relacionadas, lo que da indicios acerca del rol de estos fenómenos astronómicos en la formación y evolución de galaxias.

Los agujeros negros son concentraciones de masa capaces de atraer cuerpos que pasen cerca de ellos como, por ejemplo, estrellas. Esta tremenda fuerza de atracción hace que las estrellas exploten y alimenten al agujero negro que crece.

En 2014, el observatorio Las Cumbres logró captar a una estrella devorada por un agujero negro. Los científicos pudieron observar esta explosión de energía electromagnética en forma de rayos X.

Esto ocurrió a una distancia de 300 millones de años luz de la Tierra, los telescopios estuvieron atentos a la zona durante varias meses y lograron captar una segundo fenómeno: este segundo fenómeno fueron  grandes emisiones de ecos radiales, con una longitud dos veces más grande que la de los rayos X de la propia explosión.

Los científicos sedieron de cuenta que los rayos X y estas ondas de radio que aparecieron semanas después en la misma zona compartían muchas similitudes, por lo que creen que estarían relacionadas a qué hace el agujero negro con la materia que se «traga» y que queda guardada en los llamados disco de acrecimiento.

Una teoría según los expertos es que el agujero negro escupe un chorro de materia altamente energizada. Esta materia conocida como chorro relativista tiene una altísima concentración de electrones y estaría directamente relacionada con la emisión de rayos X que se da inmediatamente tras la explosión de una estrella.

El chorro relativista tiene la particularidad de calentar el espacio por el que se mueve, lo que incidiría en la creación de nuevos cuerpos y galaxias, ya que para que estas puedan formarse se requieren temperaturas más bajas.

 

Crea un blog con wordpress, solo tienes que pinchar abajo y empezar.
WordPress.com

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Física y Ciencia. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s