Mosul eye sale del anonimato

Omar Mohammed es un historiador iraquí quien se arriesgó y contribuyó mucho a combatir al Estado Islámico. Este chico de día caminaba por las calles de Mosul , hablando con tenderos y combatientes del grupo extremista ISIS, visitando a amigos que trabajaban en el hospital e intercambiando información. Mohammed se dejó crecer el pelo y la barba tal y como lo acordaban los grupos extremistas. Fue obligado a ver decapitaciones en vivo y a todo color, además también tuvo que presenciar lapidaciones para poder oír a los verdugos decir los nombres de los condenados y sus supuestos crímenes. Este bloguero todas las noches le contaba al mundo lo que ocurría en Iraq y específicamente lo que hacía el grupo extremista Estado Islámico, arriesgando su propia vida, pues si lo atrapaban era seguro que el también sería ejecutado. Luego de tres años Mohammed decidió salir del anonimato.
Era un profesor recién titulado con reputación de tener ideas seculares y por este motivo perdió su empleo en la universidad. Pero encontró otra vocación.

“Mi trabajo como historiador requiere una visión imparcial, a la que voy a adherirme y guardarme mi opinión personal para mí”
Para marzo de 2015 Mohammed estaba muy afectado por su catálogo de horrores.

“Estaba súper dispuesto a morir”, dijo Mohammed. “Estaba agotado de preocuparme por mí, mi familia, mis hermanos. No estoy vivo para preocuparme, sino que estoy vivo para vivir esta vida. Pensé: he acabado”.

Se cortó el cabello, se afeitó la barba y se puso un jersey rojo brillante. Salió con su mejor amigo.

Condujeron a la orilla del Tigris escuchando música prohibida. Compartieron un termo de té. Ignorando a la gente que hacía picnic cerca, Mohammed encendió un cigarrillo, algo prohibido por el grupo EI. De algún modo, no lo atraparon.
“En ese momento sentí que me habían dado una nueva vida”, dijo.

Entonces decidió empezar a hacer lo que había empezado a describir como su deber. Se dejó crecer el pelo y la barba, volvió a ponerse los pantalones acortados.

Probó diferentes voces, haciéndose pasar por cristiano o musulmán. En ocasiones indicó que se había marchado y en otras que seguía en la ciudad.Finalmente, tras haber salido de Mosul mil veces en su imaginación, decidió que era hora de salir. “Creo que me merezco una vida, me merezco estar vivo”, dijo.

Un contrabandista acepto a sacarlo de Iraq por $1,000 dólares. Mohammed se marchó al día siguiente tras transferir el contenido de su computadora a un disco duro que llevaba en su equipaje.
A continuación les presentamos un video sobre este suceso.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s