El Humano y sus Guerras

La palabra humano proviene del latín “humus” que significa tierra, y el sufijo “anus” indica procedencia de algo, en algunas culturas se creía que el primer hombre fue hecho de arcilla, por ello se le colocó ese nombre, “humano, hombre que proviene de la tierra”. Aunque por otra parte también se cree que este vocablo deriva del nombre que se le dieron a nuestros ancestros en la prehistoria “homo neandertal”. porque hablamos que humano es algo vivo generalmente se utiliza es el término “ser humano”.

La guerra, en su sentido estrictamente técnico, es aquel conflicto social en el que dos o más grupos humanos relativamente masivos —principalmente  sociedades o naciones— se enfrentan de manera violenta, preferiblemente, mediante el uso de armas de toda índole, a menudo con resultado de muerte  y daños materiales de una manera considerable.

La guerra es la forma de conflicto socio-político más grave entre dos o más grupos humanos. Es quizás la más antigua de las relaciones internacionales y ya en el comienzo de las civilizaciones se tiene evidencia del enfrentamiento organizado de grupos humanos armados con el propósito de controlar recursos naturales o humanos

La principal característica del ser humano es su capacidad de razonar y crecer como un ser pensante, y es debido a la evolución del cerebro humano y a su capacidad de alcanzar diferentes niveles de intelecto y gracias a ello desde nuestros inicios fuimos los únicos  animales capaces de distribuirnos y poblar toda la tierra, mientras que los demás animales sólo trataron de sobrevivir en determinadas partes del planeta. Este desafío le permitió a nuestra especie desarrollar  organización, en el ámbito territorial, nos dividimos en continentes y a su vez en países que nos permiten tener clasificación geográfica  para nuestro beneficio, por otro lado está el progreso, en donde a cada uno de esos países se les ha designado un mandatario o presidente y esto a su vez tiene estructura jurídica y normativa para así poder tener reglas de conducta para el hombre en sociedad.

Algunas de las razones por las cuales el humano se pelea son bastante estúpidas y sin sentido pero, si se pelean por cosas absurdas.

Macho guerrero

Esta hipótesis fue  formulada por un grupo de psicólogos evolucionistas y esta nos dice que  los hombres se convirtieron en violentos para asegurarse el acceso a los recursos y a las mujeres. Para aumentar su poder los hombres aprendieron a formar grupos; cuanto más poderosa era la unión, más posibilidades tenían sus miembros de transferir sus genes a las futuras generaciones, que a su vez heredaron el afán por la violencia y la formación de ejércitos.

Otra versión de esta teoría nos dice que los humanos heredaron el afán por la guerra del antepasado común con los monos, lo cual no tiene mucha lógica pues a pesar de que somos parte del reino animal, dejamos de ser primates hace mucho tiempo. La prueba que existe para  ello podría ser que los chimpancés también muestran un comportamiento agresivo cuando un grupo de machos se enfrenta a otro, pero esto más bien es ya una especie de instinto, pues en el reino animal o en la selva sobrevive el más fuerte sobre el más débil.

La guerra como acto de ser deprerador

A diferencia de los que creen que el deseo de guerrear es una característica innata, la ensayista y activista estadounidense Barbara Ehrenreich opina que la raíz del comportamiento bélico está en el miedo de nuestros antepasados ante animales que eran depredadores más hábiles. Con la evolución los humanos aprendieron a construir instrumentos de guerra y celebraron su victoria sobre el mundo animal con brutales rituales de caza que con el correr del tiempo se convirtieron en rituales bélicos con otros humanos. Esto explicaría por qué muchas personas no sienten inclinación natural por la guerra y por qué para convertirse en guerrero se requiere entrenamiento e iniciación.

Las guerras como resultado de la sobrepoblación mundial

Esta hipótesis se basa en las ideas del economista británico Thomas Malthus, quien pensaba que los problemas sociales se deben a las fuerzas naturales. La población del planeta crece más rápidamente de lo que se desarrolla la producción de alimentos, y para equilibrar la situación la naturaleza crea hambrunas, enfermedades y guerras, explica el economista Ran Ambramitzky. No podremos evitar las guerras hasta que inventemos maneras de controlar el aumento de la población, creía Malthus.

Rebeldía en los jóvenes

Esta teoría, formulada por el científico alemán Gunnar Heinsohn en los años 90 y desarrollada recientemente por los estadounidenses Gary Fuller y Jack A. Goldstone, supone que la violencia y las guerras se deben a la falta de posibilidades de empleo para los jóvenes.

Las guerras como técnica de negociación

Algunos creen que las guerras no son algo innato o aprendido, sino un instrumento político al que recurren los dirigentes cuando no tienen otras maneras de resolver una disputa. El modelo “no considera la guerra como el fracaso de la diplomacia, sino su continuación, ya que las negociaciones continúan durante la guerra, que se acaba cuando se llega a un acuerdo”, escribe el especialista en ciencia política Dan Reiter.

Gestión del miedo

La integrantes de cualquier cultura necesitan creer en algo que sobrevivirá tras su muerte. La fe no permite aliviar el miedo a nuestra propia muerte. En cambio las amenazas a un país o a un grupo provocan que sus miembros deseen proteger su cultura pagando el precio de su propia muerte, porque al fin y al cabo nuestra cultura puede sobrevivir cuando no estemos, señala un grupo de investigadores universitarios estadounidenses.

La guerra como fenómeno social 

Esta hipótesis, propuesta por primera vez por la antropóloga Margaret Mead, nos dice que la guerra no es algo inevitable de nuestra naturaleza como ser humano, sino una invención social de la cual la sociedad puede olvidarse. Si la guerra es una respuesta social a nuestro ambiente, terminar la guerra debería ser un acto innato del ser humano, según nos cuenta esta hipótesis.

Todo esto se resume en una sola palabra, y esta palabra es el egocentrismo y esto se define como una  valoración excesiva de la propia personalidad que lleva a una persona a creerse el centro de todas las preocupaciones y atenciones. El creerse mas que los demás y creerse que va por encima de todos, es egocentrismo. El egocentrismo es la raíz de muchos de los problemas sociales que tenemos hoy en día y es el causante de la mayoría de los engramas y es el resultado de problemas mentales y emocionales., tanto de los dirigentes de los países como de las sociedades. Existen guerras por religiones, otras por dinero y algunas simplemente por el mero hecho de querer tener el poder, todo esto se resume a egocentrismo desmedido.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s