La verdadera historia de Nicolas Tesla

Nikola Tesla nació el 10 de julio de 1856 en un pequeño pueblo llamado Smillan (Croacia). Su padre fue un sacerdote ortodoxo. Estudió en Gratz y Viena y terminó su educación en París. Era una persona muy avanzada para su época.

 

El físico serbo-norteamericano trabajó desde 1884 como asistente de Thomas Edison. Más tarde creó su propio laboratorio en Nueva York. En 1891, ya había inventado una buena cantidad de dispositivos de gran utilidad.

 

Tesla en una rueda de prensa anunció un motor de rayos cósmicos. Cuando se le preguntó si era más poderoso que el radiómetro Crooke, él contestó, “miles de veces más poderoso”.

 

En 1891 patentó lo que un día podría convertirse en su más famosa invención: la base para la transmisión inalámbrica de corriente eléctrica, conocido como la Bobina Transformadora Tesla.

 

Nikola valoraba que sus inventos ayudaran a la humanidad por encima de cualquier premio o reconocimiento, incluso económico; lo que en aquella época y mucho menos hoy día, ningún científico o inventor estaría dispuesto a ofrecer a la sociedad. Este pensamiento fue el que lo llevo a tener muchos enemigos. Tesla hacia todo por el bien de la humanidad y no por reconocimiento.

 

Y éste y no otro, fue su error.

 

Su corazón era tan grande como su inteligencia y sus inventos, muchos de ellos fueron olvidados por la pobreza en que vivió su última etapa en la vida.

 

Tesla estaba fascinado por la energía radiante y su posibilidad de convertirse en energía libre y gratuita. Sabía que era posible tomar energía directamente “conectándose a la verdadera fuerza de la naturaleza”.

 

La nave Tierra, necesitaba un plan de vuelo moderno. Tesla quería ayudar a las naciones menos privilegiadas. Sabía, y no ha cambiado nada, que miles de personas mueren de hambre al día, muchos de ellos niños.

 

Los que dirigen nuestra economía, pensaba Nikola, en el mundo occidental, nos permite disfrutar de un alto estándar de vida, de placer comparado con nuestros vecinos al sur de la línea imaginaria que llamamos límite.

 

La energía dirige la economía de las naciones y la meta de vida de Tesla, fue hacer la energía eléctrica igualmente accesible y disponible para todas las personas en cualquier lugar del planeta y eso le hundió, le señaló.

 

La verdadera historia de Nicolas Tesla es que el no nacio en la tierra si no que llego a la tierra por accidente pues la nave de su madre se averio. Su madre murió en el accidente pero Nicolas fue rescatado por un militar serbio.

 

En 1856, un militar llamado Milutín observó en el cielo una estela de fuego que cambiaría su vida. Una estela de fuego en la zona que se conoce como Serbia y que él siguió con sus ojos marchando hacia el lugar. Encontró un aparato volador con un bebé muy pequeño y una mamá que no presentaba signos de vida.

 

Milutín era un hombre de fe, un hombre que siempre predicaba el amor a Dios, un hombre que si bien vivía para crecer, también vivía para los demás; amaba y era amado por su esposa y si bien era respetuoso de las leyes como buen militar, no denunció lo del artefacto volador.

 

Tomó al bebé en sus manos y con dos hombres de su confianza, Slavic y Vortic, hombres de su íntima confianza, hicieron desaparecer el aparato. Estos dos hombres se caracterizaban por tener pocas luces; le preguntaron a Milutín qué había sucedido. Y como el aparato estaba tan deformado, él adujo que era un aparato terrestre enemigo y que aparentemente una mujer espía era quien lo dirigía. Pero como él no quería que se fomente más hostilidad le dijo a sus camaradas de no comunicarlo al alto mando. El aparato fue –entre comillas- desaparecido y la mujer enterrada.

 

El joven Milutín se llevó al bebé del cual, sus camaradas, nunca supieron su existencia en ese aparato.

 

El doctor Fardek, amigo íntimo de la familia, firmó un certificado de nacimiento y el niño, o sea, yo, figuré que nací en Serbia en una localidad llamada Smiljan el 10 de julio de 1856.

 

Fue tal la sorpresa del padre adoptivo de Tesla que  al ver que ese niño que habían adoptado como propio no era de este mundo que fortificó más aún su fe. Abandonó la carrera militar y se convirtió en sacerdote de la Iglesia Ortodoxa Serbia.

 

La que fue su madre  adoptiva, no tenía una educación formal pero tenía un espíritu brillante, una memoria excepcional y fue quien le apoyó en su crecimiento físico, espiritual e intelectual.

 

Pero antes de esta historia donde Nicolas  figuraba  como nacido en Smiljan el 10 de Julio de 1856 hubo otra historia. En un mundo lejano donde sus padres biologios  eran absolutamente opuestos:  su padre era abusivo ,su madre decidio escapar, y en el escape se accidento en el planeta tierra, en la parte entre Serbia y Croacia, y esa es toda la historia sobre Tesla.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s