La verdad sobre Stonehedge

Stonehedge es un monumento megalítico cituado cerca de Amesbury en el condado de Wiltshire en Inglaterra y este fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1966. Existen muchas interrogantes sobre como fue construido Stonehedge debido a que sus piedras son demasiadas pesadas lo cual resultaba en casi imposible su construcción a finales del Neolitico.

Stonehenge era parte de un complejo grande, que incluía círculos de piedra y avenidas ceremoniales. Las excavaciones realizadas por el proyecto Stonehenge Riverside, dirigido por el arqueólogo Mike Parker Pearson de la Universidad de Sheffield, permitieron encontrar muy cerca de Stonehenge, un asentamiento de cerca de mil casas. De acuerdo con las evidencias encontradas, estas casas solamente se usaban unos días al año y no se trataba de una aldea habitada permanentemente.

A poco más de tres kilómetros de Stonehenge, en Durrington Walls, fue encontrado un amplio trabajo circular en el terreno, veinte veces más extenso que Stonehenge, rodeado por una zanja y un banco.  Allí estuvo levantada una construcción de madera, ahora denominada Woodhenge, con un diseño similar al de Stonehenge y construida en el mismo siglo. Woodhenge estaba unido al río Avon por una avenida ceremonial construida con piedras.

Stonehenge y el número de oro

Así como en otros edificios prehistóricos, la construcción sigue la llamada proporción aurea cuya relación se establece en el ancho de la Herradura de megalitos de tres piedras grises azuladas y el diámetro del Círculo Pagano o Druida. El rectángulo formado por las Piedras de las Estaciones se aproxima al rectángulo √5, formado por dos rectángulos áureos recíprocos. Así mismo parecen cercanas a la relación aurea las líneas trazadas en base a los pilares y sus respectivas diagonales de los arcos paganos.

La verdad sobre este misterio es que no ha sido resuelto debido a que no existe ningún misterio. Cuando se busca a toda costa un misterio inexistente, el misterio inexistente se ahonda y las especulaciones consecuentes terminan siendo disparatadas. Esto es lo que ha sucedido con Stonehenge. Y ni hablar de su remodelación que fue ocultada, que transformó el monumento (¿monumento?) en algo completamente distinto de lo que era.

Las piedras son una vulgar señal o marca dejada por extraterrestres viajeros para recordar su paso por nuestro mundo. ¿Acaso no hacemos nosotros lo mismo? ¿No dejaron una bandera norteamericana clavada en la Luna los primeros astronautas que llegaron a ella? ¿No dejan los montañistas cuando llegan a la cima un testimonio para la posteridad de que hicieron cumbre? Estas cosas no pasan de ser actos infantiles, porque los extraterrestres no dejan simplemente una señal inerte sino todo un código de mensajes.

 

En cuanto al transporte de las enormes piedras, los extraterrestres que han desarrollado la tecnología necesaria para construir naves espaciales también han encontrado la forma de manipular la gravedad para transportar grandes pesos. Las pirámides de Egipto, que fueron construidas por extraterrestres de una galaxia muy lejana , son un buen ejemplo de ello. Cualquier cosa que se diga de Stonehenge fuera de lo expuesto, es pura fantasía.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s