Pirámides de Egipto

Las pirámides de Egipto son, de todos los monumentos egipcios de la antigüedad, los más portentosos y emblemáticos monumentos de esta civilización, y en particular, las tres grandes pirámides de Giza, las tumbas o cenotafios de los faraones Keops, Kefrén y Micerino, cuya construcción se remonta, para la gran mayoría de estudiosos, al periodo denominado Imperio Antiguo de Egipto. La Gran Pirámide de Giza, construida por Keops , es una de las Siete Maravillas del Mundo Antiguo.

Teorías sobre su construcción

Existen numerosas teorías,  sobre el método de construcción de las pirámides egipcias, pero los especialistas no se ponen de acuerdo en numerosos puntos, debido a la total ausencia de documentos de esas épocas que describan el proceso seguido para edificarlas. Algunas de estas teorías son:

 

Sin rampas: según comentaron a Heródoto los sacerdotes egipcios, comenzaban construyendo una serie de “gradas” y utilizando “ingenios” de madera, subían los bloques desde el suelo a la primera “grada”, luego a la segunda, y así sucesivamente. Es el modo de construir más lógico, posteriormente utilizado por griegos, romanos, maestros de obras medievales, etc., con “ingenios” de madera.

Rampa incrementada: la construcción se realizaba conformando una gran rampa de arena, rectilínea, que aumentaba de altura y anchura según crecía la pirámide. Presenta, entre otras, la dificultad de ampliar la rampa y el gran volumen de esta, superior incluso al de la pirámide y el trabajo requerido en montarla y desmontarla.

Múltiples rampas: las piedras eran levantadas sobre cada hilada para acceder al siguiente nivel. Pero para esto  habrían tenido que salvar, entre otras, la gran dificultad que supone colocar los últimos bloques de cada nivel.

Cilindros de madera: la construcción se realizaba atando tres cilindros de madera a cada lado de las caras del bloque de roca unidos por un sistema de cuerdas y nudos especiales. Estas maderas cilíndricas actuaron como rodamientos y, gracias a este sistema, solo debió aplicarse el 0,15 de la fuerza que se hubiese tenido que utilizar al llevarlas con otros métodos más precarios. Asimismo, se reducía la presión y desgaste que el arrastre de las rocas de 2,5 toneladas provocaba en el terreno, por eso no hay huellas de un proceso que tomó bastante tiempo.

Teorías de su construcción.

Existen distintas teorías acerca de quienes construyeron las pirámides. La más difundida de ellas cuenta que fueron construidas por miles de esclavos y esta leyenda aún se sigue contando a los turistas; incluso ha sido reflejada en algunas películas de Hollywood.

 

Zahi Hawass sostiene que fueron obreros y muy bien tratados, tras haber encontrado un grupo de tumbas junto a las pirámides. Dichas tumbas de 2,74 metros de profundidad, alojaban 12 esqueletos conservados perfectamente. Los restos oseos fueron encontrados en posición fetal, con la cabeza hacia el oeste y los pies hacia el este, de acuerdo a las antiguas creencias egipcias. Además se hallaron vasijas que alguna vez tuvieron cerveza y pan. En una intensa investigación, Mark Lehner encontró muchos huesos de vacas en la calle principal de la ciudad, tantos como para dar de comer a miles de hombres durante casi un siglo. Además, también encontró miles de raspas de pescado. Supuso que además de carne de vaca también se les daba toneladas de pescado del Nilo.

La verdad sobre las pirámides es que las señales de erosión denuncian una antigüedad muy superior a la estimada por la egiptología oficial. Para los egiptólogos oficiales, como el arquéologo y jefe de las Escavaciones de Giza,  Zahi Hawass, y todos los que afirman que las gigantescas construcciones ya se encontraban allí cuando apareció el pueblo egipcio son “alucinados” y aficionados. Sin embargo, a comienzos de los años noventa distintos investigadores, con el norteamericano John Anthony West a la cabeza, cuestionaron la datación de La Esfinge basándose en las huellas de erosión que sobre el cuerpo del monumento se pueden apreciar, estableciendo que ellas retrasaban su construcción como mínimo en 13.000 años.

Los egiptólogos oficiales ignoran que los colosales monumentos fueron construidos por extraterrestres y que eran enormes máquinas teletransportadoras, pero no ignoran que son muy anteriores al pueblo egipcio, ya que las pruebas que hicieron con el carbono 14 mostraron una antigüedad de 14.000 años, es decir, miles de años antes de su aparición.

Las pirámides, así como la Esfinge, no fueron construidas por los egipcios sino por extraterrestres provenientes de planetas en galaxias muy lejanas , que tenían aparatos antigravitatorios que les permitían manipular con facilidad grandes pesos.

 

Cualquier civilización extraterrestre que se precie de avanzada ha descubierto la forma de manipular la gravedad de los cuerpos.

 

Tienen razón, entonces, aquellos que afirman que las pirámides tienen una antigüedad de más de 6000 años.

 

Hay obvios intereses creados en esta cuestión, y los egipcios nunca aceptarán oficialmente que no fueron los faraones los constructores, que podían saber muchas cosas, pero nada de cómo manejar la gravedad y levantar grandes pesos, y menos aún cómo construir tales colosales estructuras.

 

Además, en los jeroglíficos egipcios no se hace ninguna mención a la construcción de las pirámides. Si los constructores hubieran sido egipcios, este dato no podría haber sido obviado.

 

En cuanto a su finalidad, las pirámides eran enormes máquinas teletransportadoras, que permitían a sus naves espaciales trasladarse por los llamados “worm” o “agujeros de gusanos”, sea para regresar a su planeta de origen o para viajar a otros mundos.

 

Y si quieres saber algo respecto a la Esfinge, simplemente piensa qué es lo primero que haríamos nosotros el día que nos posemos en algún otro planeta: Estados Unidos construirían una gran águila, los rusos un gran oso, Francia un gran gallo, África un gran elefante…

 

Y después, transcurridos miles de años, cuando los nativos observaran asombrados esas grandes estructuras, ¿cuántas especulaciones harían al respecto?

 

Cada civilización, terrestre o extraterrestre, tiene su ego y sus monumentos muchas veces no son más que su reflejo. Muchos se preguntaran si eran tan avanzados los que construyeron las pirámides porque utilizaron piedras y no metales. La respuesta es que ¿Y no las habrán hecho justamente así para ocultar su procedencia?  En aquella época, hace diez mil años, en la Tierra ya se estaba gestando una civilización local. Y si bien los seres  no se ocultaron de los hombres de esa época (por algo después hubo escritos sobre “dioses venidos del cielo”), era más fácil dejar construcciones que podían pasar como hechas por terrestre. No  olvidemos que las pirámides están completamente destruidas, no sólo por la acción del tiempo, sino también por los depredadores, que se llevaron las lajas con que estaban recubiertas. Quizás si las vieran tal como las construyeron los extraterrestres antes de que la acción del tiempo y los depredadores se llevaran las mejores partes, pensarían distinto y no se verían tan rudimentarias.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s